Celda Histórica de San Martín, Sala Capitular y galería del Convento Santo Domingo

La orden dominica fue la primera en establecerse en la provincia de San Juan. En 1590 fundaron un convento, al que con el tiempo anexaron una escuela para enseñanza elemental. Hacia fines del siglo XVIII se dictaban cursos superiores. Cuando fray Justo Santa María de Oro estudiaba allí (entre 1786 y 1788), su tío fray Anselmo Albarracín enseñaba lógica. La división Cabot del Ejército de los Andes instaló su cuartel general en el convento en 1816.

Por su parte, el general San Martín se alojó en dos oportunidades en una celda cedida por el prior de los dominicos: cuando preparaba la campaña a Chile en 1816, y dos años más tarde, durante su victorioso regreso. El convento colonial, y la iglesia erigida en 1864, fueron destruidos por el terremoto de 1944. Sólo quedaron en pie la sala capitular, la galería anexa y la celda de San Martín, todas alrededor del viejo claustro del siglo XVII, al que se accede a través de un estrecho pasaje. Típica del período colonial, la construcción que se conserva presenta muros de adobe, techo de rollizos de álamo, caña y torta de barro y algunas carpinterías originales.

Fuente:  Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y Bienes Históricos

262938_425630090816434_427868790_n

Anuncios